open book 1546443 640x480

 

 

 

Novedades del nuevo baremo con el periodo de baja y las lesiones temporales

 

 

 

 

          El antiguo Baremo de Tráfico preveía, dentro del periodo de sanidad o de estabilización lesional, tres tipos diferentes de días a indemnizar: los días hospitalizados, los días impeditivos y los días no impeditivos.

 

         Como regla general y sin entrar en particularidades, los días de hospitalización se asimilaban a los que días en los que el lesionado estaba ingresado en centro sanitario hasta el alta en dicho centro, los impeditivos se asimilaban a los que el lesionado estaba incapacitado para sus actividades habituales (aunque en la práctica normalmente las aseguradoras los asimilaban a la baja laboral, con excepciones en los siniestros mas graves) y los días no impeditivos que eran los que el lesionado seguía con sus actividades habituales, pero seguía en tratamiento médico y/o rehabilitador hasta la estabilización lesional o curación definitiva.

 

          Tras la entrada en vigor el pasado 1 de enero de 2016 del nuevo Baremo de Tráfico, se ha producido una revolución y transformación del antiguo Baremo, en cuanto a las cantidades por fallecimiento, secuelas y otros conceptos que individualizan las circunstancias específicas de cada lesionado, pero que nos ha dejado un muy mal sabor de boca respecto a las nuevas cantidades previstas para los antiguos “días sanidad” que ahora pasan a llamarse “lesiones temporales”, debido a la disminución de la percepción para los accidentados. El artículo 134 del baremo 2016 indica que “Son lesiones temporales las que sufre el lesionado desde el momento del accidente hasta el final de su proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión y su conversión en secuela”.

 

         ¿Los motivos de esta disminución? A mi juicio, nos encontramos con las aseguradoras que son un potente lobby, que han presionado para que el legislador disminuya la cuantías a indemnizar por días, y vendiéndonos una subida en los accidentes más graves y fallecimientos, recortando en los accidentes menos graves, que cuantitativamente son mas, sobre todo a efectos de los traumatismos en la columna cervical.

 

         La indemnización por lesiones temporales se divide en tres después de la reforma del Baremo:

  • Perjuicio personal básico, que se refiere a la indemnización que va a cobrar la persona que sufra lesiones temporales. La nueva cantidad prevista son de 30 euros diarios, cuando a baremo 2014, estaba a 31,43 euros. Ya tenemos el primer recorte, que aunque pequeño es significativo, pues afecta al mayor número de lesionados.

  • Perjuicio personal particular, referida a unos complementos a la indemnización anterior que solo cobrarán algunos lesionados que cumplan los requisitos.

 

  • Perjuicio patrimonial, que a su vez se divide en dos, el daño emergente o gastos que haya tenido el lesionado y el lucro cesante, o dinero que se deja de percibir durante las lesiones temporales.

 

         Estas cuestiones que parecen novedosas, ya estaban previstas en el antiguo baremo y en la jurisprudencia.

         Pongamos un ejemplo, una persona que por su lesión tiene que cerrar su pequeño establecimiento de venta de camisas, podría reclamar a la aseguradora culpable lo dejado de percibir por el cierre de su tienda durante su baja laboral, o si no decide cerrar y contrata a un empleado, se podía, no sin dificultad, cargar el costo empresarial a la aseguradora culpable.

 

         A su vez, se introducen unos nuevos parámetros que son los siguientes:

  • Pérdida de calidad de vida muy grave: supuestos en los que el lesionado no puede realizar de manera autónoma las funciones básicas de su vida diaria. Se correspondería con el coma o la estancia en la UCI, y su importe son 100 euros diarios. Este punto es novedoso en la nueva Ley.
  • Pérdida de calidad de vida grave: son los casos en los que el lesionado no puede realizar una parte importante de sus actividades del día a día. Serían los supuestos de estancia en un hospital que se recogían en el antiguo Baremo y su importe son 75 euros diarios. Sube levemente, pues en la última actualización del antiguo baremo preveía la cantidad de 71,84 euros. 
  • Pérdida de calidad de vida moderada: son aquellos supuestos en los que el lesionado no puede hacer una parte relevante de sus “actividades específicas de desarrollo personal” con importe diario de 52 euros. En este caso baja

 

La Ley nos aporta la siguiente tabla:

tabla indemnizaciones por lesiones temporales nuevo baremo2

             Desde i Reclama Tráfico nos llama la atención que se introduzca un nuevo parámetro que se denomina por cada intervención quirúrgica, que nos permite una nueva suma a añadir a la indemnización que va desde 400 euros a 1.600, imaginándonos que se cuantificará en función de la gravedad de la intervención.

 

         En suma, esta nueva cuantificación de los días nos deja un poco fríos. La experiencia de la negociación con las aseguradoras en estos meses, nos llevaba a concluir que para los accidentes mas leves, la mayoría, han bajado las indemnizaciones por este concepto, y que todos seguimos trabajando mentalmente con los antiguos, pero queridos, días impeditivos y no impeditivos. 

 

 

 

 

 

 

Lunes, 15 Febrero 2016 15:06

REVISIONES FORENSES CON EL NUEVO BAREMO

Escrito por

REVISIONES FORENSES CON EL NUEVO BAREMO

estetoscopi y mazo juez

La Ley 35/2015 de 21 de julio, que ha entrado en vigor el pasado 1 de enero de 2016, conocida por todos como el “Nuevo Baremo”, permite que los médicos forenses puedan emitir dictámenes a los lesionados por las lesiones sufridas en accidente de tráfico.

Hemos de destacar que desde el 1 de julio de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2015, con la despenalización de las faltas que introdujo la reforma del Código Penal, los servicios de medicina legal quedaron prácticamente sin contenido en relación con los accidentes de tráfico, puesto que los juzgados de instrucción archivaban todas las denuncias incluso con anterioridad a esa fecha, con la consecuencia siguiente o el perjuicio de que el lesionado no fuese revisado por el médico forense.

La nueva posibilidad de revisión forense viene recogida en el artículo 7 del nuevo Baremo, contemplando la posibilidad de que las víctimas de un accidente de tráfico puedan solicitar al margen de un procedimiento judicial, ser reconocidos por un médico forense  a cargo de la compañía aseguradora “que haya emitido la oferta motivada”.

La determinación de la cuantía a abonar por las aseguradora a los Institutos de Medicina Legal, será en función de la gravedad de las lesiones, atendiendo a un criterio hospitalario, de tal forma que una pericia sin ingreso hospitalario será de 80 euros, con un ingreso hospitalario de hasta 72 horas será de 150 euros, y una pericia de más de 72 horas será de 350 euros.

Desde i Reclama Tráfico nos hacemos las siguientes preguntas: en caso de que la compañía aseguradora no haga oferta motivada será ¿posible acudir a médico forense?, o en el caso de que la compañía no haga oferta motivada por falta de nexo causal será ¿posible acudir a médico forense?.

 Nuestra opinión es que no será posible, ya que siguiendo el tenor literal este precepto, solo será posible cuando la aseguradora haga oferta motivada. Un nuevo inconveniente mas en el “Nuevo Baremo”.

Reforma del art. 117- Medidas de protección a menores en los vehiculos

 

silla retencion menor5

Medidas de protección a menores en los vehiculos

 

              La nueva reforma del gobierno supone un precedente importante y anudar un paso más en la protección del menor. Es cierto que ninguna medida es la mejor que la buena conducción y la previsión de tener en buen estado tu vehículo y sistema de retención infantil, pero de una manera muy adecuada se van tomando más medidas para que no se vean en los siniestros de tráfico menoresaccidentados y ver escenas desgarradoras de dolor por parte de los familiares.

Con la reforma se modifica que todo menor igual o inferior a 135 centímetros que se desplace en un vehículo además de viajar con el sistema de retención infantil adecuada a su talla y peso como la norma exige deberán ir sentados en los asientos traseros de los vehículos a excepciones en los siguientes casos:

 

  • ·Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros.
  • ·Cuando los asientos traseros estén ocupados por otros menores de las mismas características.
  • ·Cuando no sea posible instalar dichos asientos traseros todos los sistemas de retención infantil.

 

            Toda campaña que se realice, sensibilización y protección para los menores en las carreteras es poca, lo ideal es cero accidentes de tráfico que se involucre los menores. Leer mas...

LEYES 680x360

 

Boe Accidente de Circulacion

Reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios en accidente de tráfico

 

 

 

         Han transcurrido ya más de veinte años desde la entrada en vigor en 1995 del Sistema de valoración de daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, al que en adelante nos referiremos con el nombre de «Baremo», que figura actualmente como Anexo en el Texto Refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre. Durante este tiempo, el conjunto de reformas que en el ámbito comunitario se han emprendido en relación con el seguro del automóvil, tendentes todas ellas a incrementar la protección a las víctimas mediante la garantía de una indemnización suficiente, justifican la conveniencia de revisar el sistema con el fin de introducir las modificaciones necesarias. Boe - Nº 228 leer mas

 

         

colision leve 1

 

Accidentes menos graves - Indemnizaciones por lesiones temporales

Son lesiones temporales las que sufre el lesionado desde el momento del accidente hasta el final de su proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión y su conversión en secuela. La indemnización por lesiones temporales es compatible con la que proceda por secuelas o, en su caso, por muerte y que figuran en la tabla 3.

La tabla 3 contiene tres apartados:

a) La tabla 3.A establece la cuantía del perjuicio personal básico de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema.

b) La tabla 3.B establece la cuantía de los perjuicios personales particulares de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema.

c) La tabla 3.C establece la cuantía de los perjuicios patrimoniales, distinguiendo las categorías del daño emergente y del lucro cesante.

Viernes, 11 Septiembre 2015 01:40

¿Que cantidades se pueden reclamar por fallecido?

Escrito por

medico valorando 1

 

¿Qué cantidades se pueden reclamar por fallecido?

 

En este punto vamos a tratar las indemnizaciones por fallecimiento, en los que el nuevo Proyecto de Ley pretende conseguir una mejora de la percepción de las mismas mediante su individualización, teniendo en cuenta las nuevas estructuras familiares y con novedosos cambios.

 

Se indemnizan tres categorías de daños para los cuales se establecen tres tablas indemnizatorias para el caso de fallecimiento:

 

    • Perjuicio personal básico
    • Perjuicio personal particular
    • Perjuicio patrimonial

La tabla 1.A establece la cuantía de perjuicio personal básico de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema. La tabla 1.B establece las cuantías de los perjuicios personales particulares y excepcionales de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema. La tabla 1.C establece las cuantías de los perjuicios patrimoniales, distinguiendo las categorías del daño emergente y del lucro cesante, de acuerdo con los criterios y reglas de este sistema.

 

1.- Perjuicio personal básico.- Está integrado por las personas que tiene derecho a percibir indemnización.

 

2.- Perjuicio personal particular.- Un punto novedoso que establece el “nuevo Baremo” es el resarcimiento de perjuicios particulares, que incrementan la indemnización básica fijada en la tabla 1.A, no siendo excluyentes entre sí y, de concurrir en un perjudicado, son acumulables. En el caso del allegado el único perjuicio particular resarcible es, en su caso, el de su discapacidad física, intelectual y sensorial. El resarcimiento del perjuicio particular por discapacidad física, intelectual o sensorial, previa al accidente o a resultas del mismo, tiene por objeto compensar la alteración perceptible que el fallecimiento de la víctima provoca en la vida del perjudicado. Para que este perjuicio sea resarcible se requiere como mínimo un grado de discapacidad del treinta y tres por ciento, que se acredita mediante resolución administrativa o cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho. Este perjuicio se resarcirá mediante un incremento de la indemnización básica que le corresponda, que oscilará entre el veinticinco y el setenta y cinco por ciento, en atención al grado de discapacidad, la intensidad de la alteración y la edad del perjudicado.

 

Otro punto que establece el “nuevo baremo” es el perjuicio particular por convivencia del perjudicado con la víctima. Indicar que el legislador establece que la convivencia con la víctima constituye un perjuicio particular en todos los perjudicados, con excepción del cónyuge y víctimas o perjudicados menores de treinta años. En los casos exceptuados, esta circunstancia ya está ponderada en la indemnización por perjuicio personal básico. Cuando el perjudicado sea el abuelo o el nieto de la víctima y exista convivencia, la indemnización por perjuicio personal básico que en su caso corresponda se incrementa en un cincuenta por ciento. En los demás casos, cuando el perjudicado tenga más de treinta años y conviva con la víctima, se resarce como perjuicio personal particular la diferencia entre la indemnización por perjuicio personal básico prevista para un perjudicado menor de treinta años de su misma categoría y la que le corresponde a él por el mismo concepto.

 

Perjuicio particular del perjudicado único de su categoría. Indicar que la condición de perjudicado único dentro de cada categoría, con la excepción del cónyuge, constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento del veinticinco por ciento de la indemnización por perjuicio personal básico. La condición de perjudicado familiar único constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento del veinticinco por ciento de la indemnización por perjuicio personal básico. En caso de fallecimiento del único progenitor vivo del perjudicado constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento de la indemnización por perjuicio personal básico del: a) Cincuenta por ciento, en el caso de hijos de hasta veinte años. b) Veinticinco por ciento, en el caso de hijos mayores de veinte años.

 

Por último el perjuicio particular por fallecimiento de ambos progenitores en el mismo accidente se resarce mediante un incremento de la indemnización por perjuicio personal básico por la muerte de cada progenitor del: a) Setenta por ciento, en el caso de hijos de hasta veinte años y b) Treinta y cinco por ciento, en el caso de hijos mayores de veinte años.

 

El fallecimiento del único hijo del perjudicado constituye un perjuicio particular que se resarce mediante un incremento del veinticinco por ciento de la indemnización por perjuicio personal básico. Así mismo el fallecimiento de víctima embarazada con pérdida de feto a consecuencia del accidente constituye un perjuicio particular que se resarce mediante una cantidad fija que percibe el cónyuge. Dicha cantidad es superior si la pérdida de feto tiene lugar una vez transcurridas doce semanas de gestación.

 

3.- Perjuicio patrimonial.- Un punto que preveía el “antiguo Baremo” que ha sido modificado es el perjuicio patrimonial básico. En este punto cada perjudicado recibe, sin necesidad de justificación, una cantidad fija por la cuantía fijada en la tabla 1.C, por los gastos razonables que cause el fallecimiento, como el desplazamiento, la manutención, el alojamiento y otros análogos. En el caso de que el importe de dichos gastos excediese del establecido en el apartado anterior, su resarcimiento requiere justificación, abonándose además los gastos específicos, que comprenden los gastos de traslado del fallecido, entierro y funeral conforme a los usos y costumbres del lugar donde se preste el servicio. Se abonan igualmente los gastos de repatriación del fallecido al país de origen.

 

Se contempla el concepto de lucro cesante en los supuestos de muerte, que consiste  en las pérdidas netas que sufren aquellos que dependían económicamente de los ingresos de la víctima y que por ello tienen la condición de perjudicados.  A efectos de esta Ley se consideran persona perjudicada el cónyuge y los hijos menores de edad y se presume que también lo son, salvo prueba en contrario, los hijos de hasta treinta años. En los demás casos sólo tienen la condición de personas perjudicadas las que acrediten que dependían económicamente de la víctima y los cónyuges separados o ex cónyuges que tengan derecho a percibir pensión compensatoria que se extinga por el fallecimiento de la víctima.

 

En el caso de víctimas con ingresos de trabajo personal el multiplicando consiste en los ingresos netos acreditados de la víctima fallecida percibidos durante el año natural anterior al fallecimiento o la media de los obtenidos durante los tres años naturales inmediatamente anteriores al accidente, si fuera superior, que se proyectará hasta la edad de jubilación y, a partir de ésta, en la pensión de jubilación estimada. Si la víctima estaba jubilada, consiste en el importe anual neto de la pensión que percibía en el momento de su fallecimiento. Si la víctima hubiera estado en situación de desempleo en cualquiera de los tres años anteriores al fallecimiento, para el cálculo de los ingresos previstos en el apartado anterior se tendrán en cuenta las prestaciones de desempleo que haya percibido y, en caso de no haberlas percibido, se computará como ingreso un salario mínimo interprofesional anual.

 

Un aspecto que me ha llamado poderosamente la atención es el caso de víctimas con dedicación exclusiva a las tareas del hogar de la unidad familiar que se valora en el equivalente a un salario mínimo interprofesional anual. Si la víctima estaba acogida a una reducción de la jornada de trabajo para compatibilizar el trabajo remunerado con las tareas del hogar de su unidad familiar, la cantidad a percibir será de un tercio de la que resulte de realizar todas las operaciones de cálculo del lucro cesante con el multiplicando del artículo anterior, cantidad que será compatible con la que corresponda por lucro cesante con arreglo al artículo 83. El mismo criterio se aplicará en todos los casos en que demuestre que desempeñaba un trabajo a tiempo parcial por los mismos motivos.

 

Dada la complejidad, novedad y multitud de supuestos para el caso de fallecimiento que prevé el “nuevo Baremo” te recomendamos que te pongas en contacto con el equipo jurídico de i Reclama Tráfico, para que te hagan una evaluación de todas las posibilidades para el cobro de la indemnización justa adecuada a derecho, en el caso de fallecimiento por accidente de tráfico. En estos supuestos te atenderá directamente el Director Jurídico de i Reclama Tráfico.

Viernes, 11 Septiembre 2015 01:36

¿Quien puede reclamar en caso de fallecimiento?

Escrito por

despedida ser querido

¿Quién puede reclamar en caso de fallecimiento?

 

El anteproyecto de Ley de Reforma del sistema para la valoración de los daños perjuicios causados a las personas en accidente de circulación, pretende adaptar el vigente Baremo al principio de indemnidad total, para conseguir una mejora de la individualización del daño mediante la revisión de los diferentes perjuicios que pueda sufrir una víctima, atendiendo a sus circunstancias personales, familiares y económicas.

 

En consecuencia no surge la pregunta de ¿quién puede reclamar en caso de fallecimiento?

 

En caso de muerte existen cinco categorías de perjudicados: el cónyuge viudo, los ascendientes, los descendientes, los hermanos y los allegados. Vamos a tratar cada una de estas categorías, pues algunas de ellas son novedosas respecto del anterior baremo, habiendo cambios sustanciales en las cuantías a percibir en caso de fallecimiento por accidente.

 

1.- El cónyuge viudo.

El cónyuge viudo no separado legalmente recibe un importe fijo hasta los quince años de convivencia, en función del tramo de edad de la víctima, y un incremento por cada año adicional o fracción.

 

A estos efectos del cómputo establecido en el apartado anterior, si quienes constituyen pareja de hecho estable contraen matrimonio, los años de convivencia se suman a los de matrimonio. La separación de hecho y la presentación de la demanda de nulidad, separación o divorcio se equiparan a la separación legal.

 

En el caso de concurrencia de cónyuges o parejas de hecho estables, en los supuestos en que la legislación aplicable lo permita, el importe fijo que establece el apartado 1 se distribuye a partes iguales, y en caso de existir incrementos adicionales, se toma el incremento mayor y se distribuye en proporción a los años adicionales de convivencia.

 

2.- Los ascendientes.(padres, abuelos)

Cada progenitor recibe un importe fijo que varía en función de si el hijo fallecido tenía hasta treinta años o más de treinta. Cada abuelo tiene la consideración de perjudicado en caso de premoriencia del progenitor de su rama familiar y percibe una cantidad fija con independencia de la edad del nieto fallecido.

 

3.- Los descendientes. (hijos, nietos)

Se asigna una cantidad fija a cada hijo que varía en función de su edad, distinguiéndose, en atención a sus distintas etapas de madurez y desarrollo, los cuatro tramos siguientes:

 

a) hasta catorce años,

b) desde catorce hasta veinte años,

c) desde veinte hasta treinta años

d) a partir de treinta años.

 

Por otra parte los nietos tienen la consideración de perjudicados en caso de premoriencia del progenitor que fuera hijo del abuelo fallecido y perciben una cantidad fija con independencia de su edad.

 

4.- Los hermanos.

Cada hermano recibe una cantidad fija que varía en función de su edad, según tenga hasta treinta años o más de treinta. A estos efectos, el hermano de vínculo sencillo se equipara al de doble vínculo.

 

5.- Los allegados.

Este punto es una gran novedad en el sistema de valoración. Son allegados aquellas personas que, sin tener la condición de perjudicados, según las reglas anteriores, hubieran convivido familiarmente con la víctima durante un mínimo de cinco años inmediatamente anteriores al fallecimiento y fueran especialmente cercanas a ella en parentesco o afectividad. Cada allegado percibe una cantidad fija, cualquiera que sea su edad. 

Viernes, 11 Septiembre 2015 01:31

Los gastos de asistencia sanitaria futura

Escrito por

tratamiento futuro

Los gastos de asistencia sanitaria futura

 

Los gastos de asistencia sanitaria futura serán abonados por las entidades aseguradoras a los servicios públicos de salud conforme a la legislación vigente y los convenios o acuerdos suscritos, y el lesionado podrá recibir las prestaciones de asistencia sanitaria por parte de centros públicos o, por parte de centros sanitarios privados que hayan suscrito conciertos con los servicios públicos de salud, también conforme a lo estipulado en dicha legislación y convenios. Las entidades aseguradoras y los servicios públicos de salud podrán suscribir acuerdos específicos al objeto de facilitar el pago a que se refiere el apartado anterior y garantizar las prestaciones sanitarias a los lesionados. Los servicios públicos, a su vez, podrán concertar la asistencia sanitaria futura con centros privados que cuenten con los medios materiales y humanos necesarios y suficientes para prestarla.

 

Se resarce directamente al lesionado el importe de los gastos de rehabilitación futura que, por el correspondiente informe médico, precise el lesionado en el ámbito domiciliario o ambulatorio respecto de las secuelas después de que se produzca la estabilización, siendo necesario acreditarse esa necesidad mediante el correspondiente informe médico desde la fecha de estabilización de las secuelas.

 

Se prevé expresamente que el estado vegetativo crónico y tetraplejia igual o por encima de C4 se indemnizará hasta un máximo de trece mil quinientos euros anuales. Los casos en los que coincidan tetraparesias graves, secuelas graves de lenguaje y trastornos graves neuropsicológicos los gastos de rehabilitación futura se indemnizarán con un máximo de nueve mil quinientos euros anuales. El resto de supuestos se indemnizarán con un máximo de cinco mil ochocientos cincuenta euros anuales. El importe de estos gastos se podrá indemnizar en forma de capital.

 

 Igualmente se contempla las ayudas técnicas o productos de apoyo para la autonomía personal. Estos gastos se resarcen directamente al lesionado el importe de las ayudas técnicas y los productos de apoyo para la autonomía personal que, por el correspondiente informe médico, precise el lesionado a lo largo de su vida por pérdida de autonomía personal muy grave o grave. También se prevé que la necesidad, periodicidad y cuantía de las ayudas técnicas y de los productos de apoyo para la autonomía personal deberán acreditarse mediante el correspondiente informe médico desde la fecha de estabilización de las secuelas.

 

Respecto a la adecuación de vivienda, debemos indicar que el “nuevo Baremo”, resarce el importe de las obras de adecuación de la vivienda a las necesidades de quien sufre una pérdida de autonomía personal muy grave o grave, incluyendo los medios técnicos. Si no fuera posible la adecuación de vivienda y se debiera adquirir o arrendar otra vivienda adaptada de características similares, se resarce la diferencia del valor en venta o de la renta capitalizada de ambas viviendas y los gastos que tal operación genere hasta el límite establecido en el apartado anterior. Las características similares se refieren a la ubicación de la vivienda, su tamaño y sus calidades constructivas. Se contempla también el perjuicio patrimonial por el incremento de costes de movilidad, en función de los criterios siguientes:

 a) Grado de pérdida de autonomía personal del lesionado, en función de cómo le afecta a su movilidad.

 

b) Posibilidad de adaptación del vehículo que utilice el lesionado o, en caso de que ello no sea posible, necesidad de adquisición de un vehículo nuevo adaptado que, dentro de la gama de ese tipo de vehículos, guarde una cierta proporción con el vehículo sustituido. En caso de sustitución se descontará el valor venal del vehículo sustituido.

 

c) Necesidad de futuras adaptaciones en función de la edad del lesionado y de la vida útil de las adaptaciones o del vehículo que, a estos efectos, se cifra en diez años.

 

d) Sobrecoste de desplazamiento del lesionado, en caso de no adaptación o no adquisición de vehículo, cuando por la pérdida de autonomía personal tenga graves dificultades para utilizar medios de transporte público para seguir desarrollando sus actividades habituales.

 

Respecto de la ayuda de tercera persona al lesionado, es necesaria su justificación, cuando:

 

a) el perjuicio psicofísico, orgánico o sensorial de una secuela es igual o superior a cincuenta puntos o el resultado de las secuelas concurrentes, una vez aplicada la fórmula correspondiente, sea igual o superior a ochenta.

 

b) a pesar de no alcanzarse la puntuación indicada en el apartado anterior, se considera que tal ayuda es necesaria por verse especialmente afectada la autonomía personal.

 

En los supuestos no previstos en la tabla sólo se podrá indemnizar dicha ayuda si se acredita mediante prueba pericial médica una pérdida de autonomía personal análoga a la producida por las secuelas previstas en la misma.

 

La ayuda de tercera persona podrá sustituirse por atención sanitaria o socio-sanitaria de la víctima, en el caso de que la víctima se encuentre ingresada con carácter permanente en un centro sanitario o socio-sanitario y la entidad aseguradora asume los gastos asistenciales correspondientes, y no procederá con carácter adicional la indemnización de ayuda a tercera persona. Si la víctima no se encuentra ingresada, podrá acordar con la entidad aseguradora que, en lugar de la indemnización por ayuda de tercera persona, la entidad le preste el servicio en su domicilio con carácter vitalicio, previendo el “nuevo Baremo” el número de horas necesarias de ayuda de tercera persona en función de la secuela.

 

Un capítulo aparte merece el tema del lucro cesante, que consiste en la pérdida de capacidad de ganancia por trabajo personal y, en particular, en el perjuicio que sufre el lesionado por la pérdida o disminución neta de ingresos provenientes de su trabajo.

 

Por último se prevé la pérdida de la capacidad de obtener ganancias de aquellos lesionados menores de treinta años pendientes de acceder al mercado laboral en los supuestos de incapacidad absoluta y total.

 

Dada la complejidad, novedad y multitud de supuestos para el caso de fallecimiento que prevé el “nuevo Baremo” te recomendamos que te pongas en contacto con el equipo jurídico de i Reclama Tráfico, para que te hagan una evaluación de todas las posibilidades para el cobro de la indemnización justa adecuada a derecho y la sanidad más adecuada para el tratamiento de tus lesiones para el caso de grandes lesionados por accidente de tráfico. En estos supuestos te atenderá directamente el Director Jurídico de i Reclama Tráfico.

lesion medular

Los grandes lesionados - Indemnizaciones por secuelas y su valoración

 

Desde i Reclama Tráfico queremos abordar el asunto de las secuelas que restan al gran lesionado tras un accidente de tráfico y las novedades que nos aporta el “nuevo Baremo”.

 

En primer lugar define la secuela como las deficiencias físicas, intelectuales, orgánicas y sensoriales y los perjuicios estéticos que derivan de una lesión y permanecen una vez finalizado el proceso de curación. El material de osteosíntesis que permanece al término de este proceso tiene la consideración de secuela. En los supuestos de secuelas son perjudicados los lesionados que las padecen, siendo también perjudicados, con carácter excepcional, los familiares de grandes lesionados.

 

Las indemnizaciones por secuelas se tratan en tabla 2 que figura como Anexo y que contiene tres tablas:

 

a) La tabla 2.A establece la cuantía del perjuicio personal básico.

b) La tabla 2.B establece la cuantía de los perjuicios personales particulares.

c) La tabla 2.C establece la cuantía de los perjuicios patrimoniales, distinguiendo las categorías del daño emergente y del lucro cesante.

Vamos a tratar cada uno de estos puntos.

 

1.-El perjuicio personal básico.- La tabla 2.A contiene la valoración económica del perjuicio personal básico en caso de secuelas se determina conforme a lo que resulta de las reglas recogidas en la tabla 2.A. y la determinación de las secuelas y de su gravedad e intensidad se realiza de acuerdo con el baremo médico contenido en la tabla 2.A.1. La determinación de la indemnización por secuelas se realiza de acuerdo con el baremo económico contenido en la tabla 2.A.2.

 

El baremo médico contiene la relación de las secuelas que integran el perjuicio psicofísico, orgánico y sensorial permanente, con su clasificación, descripción y medición, y también incluye un capítulo especial dedicado al perjuicio estético. La medición del perjuicio psicofísico, orgánico o sensorial de las secuelas se realiza mediante un porcentaje de menoscabo expresado en puntos, con un máximo de cien.

 

2.-Perjuicio personal particular.- Viene previsto en la tabla 2.B. Se entienden ocasionados los daños morales complementarios por perjuicio psicofísico, orgánico y sensorial cuando una sola secuela alcance al menos sesenta puntos o el resultado de las concurrentes, tras aplicar la fórmula prevista en el artículo 98, alcance al menos ochenta puntos. Las secuelas bilaterales recogidas en la tabla 2.A.1 constituyen una sola secuela a los efectos de este artículo.

 

La extensión e intensidad del perjuicio psicofísico, orgánico y sensorial y la edad del lesionado constituyen los dos parámetros fundamentales para su cuantificación, sin que pueda tenerse en cuenta la afectación en sus actividades. También se ponderan, en su caso, los dolores extraordinarios y las secuelas que no hayan sido valoradas por haberse alcanzado la puntuación de cien.

 

Los daños morales complementarios por perjuicio estético se dan con una  puntuación que alcance al menos treinta y seis puntos. La extensión e intensidad del perjuicio estético y la edad del lesionado constituyen los dos parámetros fundamentales para su cuantificación, sin que pueda tenerse en cuenta la afectación en sus actividades.

 

Así mismo se valora el perjuicio moral por pérdida de calidad de vida ocasionada por las secuelas. La indemnización por pérdida de calidad de vida tiene por objeto compensar el perjuicio moral particular que sufre la víctima por las secuelas que impiden o limitan su autonomía personal para realizar las actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria o su desarrollo personal mediante actividades específicas.

 

Se establecen unos grado del perjuicio moral por pérdida de calidad de vida, siendo muy grave, grave, moderado o leve.

El perjuicio muy grave es aquél en el que el lesionado pierde su autonomía personal para realizar la casi totalidad de actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria.

 

El perjuicio grave es aquél en el que el lesionado pierde su autonomía personal para realizar algunas de las actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria o la mayor parte de sus actividades específicas de desarrollo personal. El perjuicio moral por la pérdida de toda posibilidad de realizar una actividad laboral o profesional también se considera perjuicio grave.

 

El perjuicio moderado es aquél en el que el lesionado pierde la posibilidad de llevar a cabo una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal. El perjuicio moral por la pérdida de la actividad laboral o profesional que se venía ejerciendo también se considera perjuicio moderado.

 

El perjuicio leve es aquél en el que el lesionado con secuelas de más de seis puntos pierde la posibilidad de llevar a cabo actividades específicas que tengan especial trascendencia en su desarrollo personal. El perjuicio moral por la limitación o pérdida parcial de la actividad laboral o profesional que se venía ejerciendo se considera perjuicio leve con independencia del número de puntos que se otorguen a las secuelas.

 

El perjuicio moral por pérdida de calidad de vida también se cuantifica a los familiares de grandes lesionados, para compensar la sustancial alteración que causa en sus vidas la prestación de cuidados y la atención continuada de dichos lesionados cuando han perdido la autonomía personal para realizar la casi totalidad de actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria.

 

Se cuantifica la pérdida de feto a consecuencia del accidente, que se resarce con una cantidad fija. Dicha cantidad es superior si la pérdida de feto tiene lugar una vez transcurridas doce semanas de gestación. Esta indemnización corresponde a la mujer embarazada que sufre la pérdida del feto, añadiéndose a la que, en su caso, perciba por las lesiones padecidas.

 

3.- El perjuicio patrimonial.- Viene previsto en la tabla 2.C, y destacamos los siguientes apartados.

 

a) Gastos previsibles de asistencia sanitaria futura. Los gastos de asistencia sanitaria futura compensan, respecto de las secuelas, el valor económico de las prestaciones sanitarias en el ámbito hospitalario y ambulatorio que precise el lesionado de forma vitalicia después de que se produzca la estabilización de las lesiones y también aquellas prestaciones sanitarias que se produzcan en el ámbito domiciliario que, por su carácter especializado, no puedan ser prestadas con la ayuda de tercera persona.

b) Los gastos de rehabilitación en régimen hospitalario se resarcen de acuerdo con las reglas del artículo 114, mientras que los de rehabilitación domiciliaria y ambulatoria se resarcen de conformidad con el artículo 116.

 

c) Las secuelas que, en todo caso, dan lugar a la compensación de los gastos de asistencia sanitaria futura son:

 

- Los estados de coma vigil o vegetativos crónicos.

- Las secuelas neurológicas en sus grados muy grave y grave.

- Las lesiones medulares iguales o superiores a cincuenta puntos.

- Las amputaciones u otras secuelas que precisen la colocación de prótesis. Se resarce directamente al lesionado el importe de las prótesis y ortesis que, por el correspondiente informe médico, precise el lesionado a lo largo de su vida.

 

Se presume, salvo prueba en contrario, que da lugar a compensación de gastos de asistencia sanitaria futura la secuela que sea igual o superior a cincuenta puntos y las secuelas concurrentes y las interagravatorias que sean iguales o superen los ochenta. En las secuelas iguales o superiores a treinta puntos y que por su naturaleza pueden requerir un tratamiento periódico, deberá demostrarse mediante prueba pericial médica la previsibilidad de dichos gastos futuros. La periodicidad y cuantía de los gastos de asistencia sanitaria futura deberán acreditarse mediante el correspondiente informe médico de conformidad con las secuelas estabilizadas de las lesiones.

cicatriz antebrazo

 

El perjuicio estético por accidente de tráfico en el “nuevo Baremo”

 

La medición del perjuicio estético de las secuelas se realiza mediante un porcentaje de menoscabo expresado en puntos, con un máximo de cincuenta, que corresponde a un porcentaje del cien por cien.

 

 La puntuación otorgada al perjuicio psicofísico¸ orgánico y sensorial de cada secuela, según criterio clínico, tiene en cuenta su intensidad y gravedad desde el punto de vista anatómico-funcional, sin tomar en consideración la edad o el sexo del lesionado, ni la repercusión de la secuela en sus diversas actividades. Se adjudica a cada secuela una puntuación fija o la que corresponda dentro de una horquilla con una puntuación mínima y máxima. Una secuela debe valorarse una sola vez, aunque su sintomatología se encuentre descrita en varios apartados del baremo médico, sin perjuicio de lo establecido respecto del perjuicio estético. No se valoran las secuelas que estén incluidas o se deriven de otras, aunque estén descritas de forma independiente. La puntuación de una o varias secuelas de una articulación, miembro, aparato o sistema no puede sobrepasar la correspondiente a la pérdida total, anatómica o funcional, de esa articulación, miembro, aparato o sistema. Las secuelas no incluidas en ninguno de los conceptos del baremo médico se miden con criterios analógicos a los previstos en él.

 

Respecto a las secuelas concurrentes, no existe diferencia con el “antiguo Baremo” aplicándose la misma fórmula de las secuelas concurrentes, y la puntuación final obtenida se lleva a la tabla 2.A.2 para fijar el valor económico del perjuicio psicofísico en función de la edad del lesionado de acuerdo con lo previsto en el artículo 104.4. Una novedad son las denominadas secuelas interagravatorias que son aquellas secuelas concurrentes que, derivadas del mismo accidente y afectando funciones comunes, producen por su recíproca influencia una agravación significativa de cada una de ellas.

 

 

Por otro lado, las secuelas agravatorias de estado previo, que agrava un estado previo y que ya está prevista en el baremo médico se mide con la puntación asignada específicamente para ella. En defecto de tal previsión, se aplica una fórmula para el resultado final de la secuela.

 

 

Por último el perjuicio estético consiste en cualquier modificación que empeora la imagen de la persona. Es un perjuicio distinto del psicofísico que le sirve de sustrato y comprende tanto la dimensión estática como la dinámica, y la imposibilidad de corregir el perjuicio estético constituye una circunstancia que incrementa su intensidad siendo que el resarcimiento del perjuicio estético es compatible con el del coste de las intervenciones de cirugía plástica necesarias para su corrección, conteniendo el “nuevo Baremo”, al igual que el antiguo, unos grados de medición que se realiza mediante la asignación de una horquilla de puntuación a cada uno de los grados teniendo en cuenta, de modo particular, los factores siguientes:

 

 

a) el grado de visibilidad ordinaria del perjuicio,

b) la atracción a la mirada de los demás,

c) la reacción emotiva que provoque

d) la posibilidad de que ocasione una alteración en la relación interpersonal del perjudicado.

 

 

Los grados de perjuicio estético son los siguientes:

 

a) Importantísimo, que corresponde a un perjuicio estético de enorme gravedad, como el que producen las grandes quemaduras, las grandes pérdidas de sustancia y las grandes alteraciones de la morfología facial o corporal.

 

b) Muy importante, que corresponde a un perjuicio estético de menor entidad que el anterior, como el que produce la amputación de dos extremidades o la tetraplejia.

 

c) Importante, que corresponde a un perjuicio estético de menor entidad que el anterior, como el que produce la amputación de alguna extremidad o la paraplejia.

 

d) Medio, que corresponde a un perjuicio estético de menor entidad que el anterior, como el que produce la amputación de más de un dedo de las manos o de los pies, la cojera relevante o las cicatrices especialmente visibles en la zona facial o extensas en otras zonas del cuerpo.

 

e) Moderado, que corresponde a un perjuicio estético de menor entidad que el anterior, como el que producen las cicatrices visibles en la zona facial, las cicatrices en otras zonas del cuerpo, la amputación de un dedo de las manos o de los pies o la cojera leve. 

 

f) Ligero, que corresponde a un perjuicio estético de menor entidad que el anterior, como el que producen las pequeñas cicatrices situadas fuera de la zona facial.

Nuestros servicios